El cáncer de la cavidad oral es uno de los tipos de cáncer más frecuentes. Suele notarse en la lengua, las amígdalas, la orofaringe, las encías y el piso de la boca.

Más del 90% de los casos de cáncer oral son carcinomas de células escamosas que comienzan en las células planas que se encuentran en el revestimiento interno de la boca y la garganta.

Prevención del cáncer oral

Hay cuatro malos hábitos básicos que debemos evitar para prevenir el cáncer oral.

  • El 85% de los casos de cáncer oral está vinculado al consumo de tabaco. Abandonar el hábito de fumar y evitar respirar el humo del tabaco es la principal medida de prevención que podemos tomar contra esta enfermedad.
  • Otro factor importante de riesgo es el consumo abundante de alcohol, especialmente cuando se combina con el tabaco.
  • La exposición excesiva y sin protección al sol está vinculada con el cáncer en el área de los labios, especialmente en las personas de piel más blanca.
  • También una higiene bucal deficiente supone un riesgo mayor de sufrir cáncer de la cavidad oral. Los exámenes periódicos realizados por un dentista o higienista dental pueden ayudar a detectar el cáncer de la cavidad oral en una etapa inicial. Reserva una cita ahora en nuestra clínica dental de Oviedo.

Síntomas del cáncer oral

Con frecuencia, el dentista es la primera persona que detecta el cáncer oral durante una revisión rutinaria. Estos son algunos de sus síntomas más significativos:

  • Llaga en la boca o el labio que no cicatriza.
  • Mancha roja o blanca en las encías, la lengua, las amígdalas o el revestimiento de la boca.
  • Nódulo en el labio, la boca, el cuello o la garganta o sensación de engrosamiento de la mejilla.
  • Dolor de garganta y ronquera persistente.
  • Adormecimiento de la boca o la lengua.
  • Dolor o sangrado en la boca.
  • Dolor de oído o mandíbula.
  • Pérdida de piezas dentales.

Tratamiento del cáncer oral

El cáncer oral es curable, sobre todo si se detecta en una etapa inicial. Las tres opciones principales de tratamiento, dependiendo de cada caso particular, son la cirugía, la radioterapia y las terapias con medicamentos.

Cirugía: es la extirpación quirúrgica del tumor y de parte del tejido sano circundante, conocido como margen. En algunos casos, la cirugía es seguida de radioterapia, terapias con medicamentos o ambas.

Radioterapia: consiste en el uso de rayos X u otras partículas con alta potencia para destruir las células cancerosas. Normalmente se administra una cantidad específica de tratamientos durante un período determinado.

Terapias con medicamentos: se administra a través del torrente sanguíneo para llegar hasta las células cancerosas. Pueden ser;

  • Quimioterapia: es el uso de fármacos para destruir las células cancerosas. A menudo se combina con la radioterapia.
  • Inmunoterapia: también llamada terapia biológica, estimula las defensas naturales del cuerpo para combatir el cáncer.
  • Terapia dirigida: se dirige a los genes o a las proteínas específicos del cáncer, o a las condiciones del tejido que contribuyen al crecimiento y a la supervivencia del cáncer.

Si notas algunos de estos síntomas o crees necesitar un diagnóstico, no olvides que el dentista puede ayudarte. En Clínica Dental San Lázaro podemos ayudarte; ¡pide cita!